El secreto de los finlandeses. Cuarta parte

2 09 2008

Aprendizajes para la vida

(Publicado en La Nueva España el 28-6-2008)

 

 

Nuevamente vemos un referente en Finlandia,  porque la vida está en la escuela.

 

En nuestra visita al país, recorrimos varios centros de enseñanza en Porvoo y vimos escuelas vivas.

 

El espacio en que se desarrollan  las actividades es amplio y agradable, se aprecia calidez y confort  (que no lujo ni derroche) en las instalaciones, todo está pulcro y cuidado, la escuela, el instituto parecen una prolongación del hogar.

 

Niños y niñas dejan sus abrigos, mochilas y zapatos en los percheros de los pasillos, a nadie le preocupa que estén fuera del aula, son muy cívicos, nadie los va a tocar. Entran en las aulas con tranquilidad, sin alborotar, sin correr y sin…zapatos, siguiendo la costumbre familiar, también en la escuela van en calcetines.

 

Pero ¿Qué se enseña en las aulas? Se enseña la vida. Por supuesto que hay sesiones puramente académicas con libros, cuadernos, y todo lo que se considera netamente escolar, pero el día de un alumno finlandés  es mucho más variado en actividades, tienen talleres de todo tipo.

 

La escuela y el instituto están dotados de todo lo necesario para que haya una educación integral del individuo, piensan que es importante que una persona sepa leer, escribir y contar, pero no menos importante es que sepa cocinar, elaborar un menú, poner la lavadora,  coser, cantar, utilizar un destornillador o un martillo, usar un telar, o plasmar una idea en un lienzo en blanco o sobre un trozo de barro.

 

Los niños y niñas finlandeses aprenden  a reciclar, a recoger la mesa cuando acaban de comer, a elegir sus alimentos en el comedor escolar y a sentarse sin tener media docena de vigilantes a su alrededor, saben sentarse y levantarse en orden y no tirar cosas por el suelo, saben incluso esperar su turno aunque pueda terminarse el tipo de pan que les gusta, saben saludar a las personas que entran es sus aulas poniéndose respetuosamente en pie y se sienten muy orgullosos de sus símbolos nacionales.

 

Yo no sé si en Finlandia hay una asignatura de educación para la ciudadanía, pero si sé y puedo afirmar que hay y habrá ciudadanos comprometidos con sus valores cívicos, con el medio ambiente, con su entorno y su cultura y con Europa como vehículo de aprendizaje y desarrollo. Se también que son capaces de respetar la pluralidad lingüística y religiosa sin confrontaciones de ningún tipo y asimismo utilizan la lengua como vehículo de comunicación y no como arma arrojadiza contra otros colectivos. Es admirable además el afán de aprendizaje de otras lenguas y culturas por la población en general tenga la edad que tenga.

 

Y por último señalar que no parece que haya más que un tipo de ciudadano, el ciudadano libre que puede disfrutar de su ocio una vez acaba su jornada de trabajo, los comercios cierran muy pronto puede que no sea más cómodo, pero seguramente es mucho más justo y favorece la conciliación de la vida laboral y familiar sin tantas complicaciones y leyes, solo aplicando la lógica y el sentido común.

Anuncios

Acciones

Information

One response

15 03 2009
sotapazniz

además el permanecer sin zapatos incide decisivamente en el aprendizaje, pues hay un mejor flujo de sangre, la que al ser transportadora de oxígeno, con éste alimenta en el cerebro las neuronas, en particular las del aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: