Cambio climático

1 07 2008

LOS EXPERTOS ANALIZAN LA VARIACIÓN CLIMÁTICA

La revolución del clima cambiará el ‘Paraiso Natural’

La temperatura en Asturias subirá dos grados en invierno y cuatro en verano. La región sufrirá lluvias más intensas y tendrá nuevas especies animales.

//helektron.com bajo licencia cc

04/02/2007 NIDIA FERNÁNDEZ LA VOZ DE ASTURIAS

OVIEDO – La revolución del clima es lenta pero irreparable. Los efectos del cambio climático dibujan un escenario radicalmente distinto en hábitat del Principado de cara a las próximas décadas. El clima, el mar, nuestros cultivos, el paisaje o el turismo son aspectos que de manera ineludible se verán sacudidos por el calentamiento global. Expertos en Medio Ambiente, Ecología y Biología trazan para la voz las líneas maestras del futuro ambiental en Asturias.

Más calor y menos lluvias, pero torrenciales

Una referencia de clima casi tropical, que ya vaticinaron diversos estudios, es la que Asturias puede asumir en el plazo de unas décadas. El catedrático de Ecología de la Universidad de Oviedo Ricardo Anadón apunta que las subidas medias de temperaturas esperadas se mueven entre un grado y dos grados centígrados en invierno y de dos a cuatro grados en los periodos estivales. De la mano de este incremento de temperaturas irá la reducción de la pluviosidad en invierno, primavera y verano, explica Anadón. Además, las precipitaciones que caigan en invierno lo harán de forma más concentrada. “Si echamos un vistazo a los índices de pluviosidad del año pasado ya observamos una evolución en este sentido en la forma de llover”, argumenta el experto.

La huerta murciana puede mudarse al norte

Los cultivos que ahora mismo son mayoritarios en el campo asturiano no tendrían que notar en exceso esa subida de temperaturas, ni llegar a verse amenazados. “Un calor más intenso posibilitaría sin embargo la incorporacion de ciertos productos a la agricultura asturiana que dejarían de poder producirse en otros suelos por el propio cambio climático”, explica Ricardo Anadón. El profesor pone el ejemplo de la famosa huerta murciana, cuyos productos comenzarían a tener cabida dentro del Principado para su cultivo. Eso sí, esas nuevas posibilidades agrícolas harían necesario “el diseño de un sistema de regadío que permita dosificar el consumo de agua”, advierte Anadón recordando que las reservas de acuíferos descenderán notablemente.

Inundaciones en algunos puntos de la costa asturiana

Las zonas especialmente deprimidas en el litoral asturiano podrían verse literalmente engullidas por el mar. Los cálculos de los científicos hablan de que por cada centímetro que aumente el nivel del mar desaparecerá un metro de playa. Si estas previsiones se cumplen puntos especialmente bajos de la costa como el caso de la Ría de Villaviciosa o Ribadesella podrán tener que acostumbrarse a marchas forzadas a las inundaciones, según razona el catedrático de Ecología de la Universidad de Oviedo. Para Anadón las previsiones de que el mar Cantábrico aumente su nivel entre 30 y 35 centímetros “son muy conservadoras” y probablemente la invasión en el litoral asturiano vaya más allá y suponga la desaparición de algún arenal.

17 especies marinas nuevas, la sardina y el bocarte huyen

Unos llegan y otros se van. Luis Laria director del Cepesma insiste en que el mar “es el auténtico termómetro del clima y el ecosistema que sufre y sufrirá los efectos más graves de este calentamiento global”. Esos efectos ya son realidades. En los últimos años, especialmente desde el 2003, el Cepesma ha detectado 17 especies alóctinas nuevas en los fondos marinos del Cantábrico. Entre ellas hay variedades de cefalópodos, moluscos, mamíferos marinos y peces que han cambiado sus pautas de hábitat debido al calentamiento de las aguas. Luis Laria advierte sin embargo que este mayor abanico de especies “no puede interpretarse como un enriquecimiento del ecosistema del Cantábrico, sino como una variación”. Mientras que unas especies llegan, otras asentadas tradicionalmente en nuestra costa ya no se aclimatan a las altas temperaturas de la zona. Laria explica por ejemplo que ya empieza a dejarse notar la falta de sardinas o bocartes “porque últimamente ya no es extraño que los pesquen en los mares del norte de las islas británicas al buscar aguas más frías”.

Los pastos comprometen la cría de ganado de carne

Una variación del clima repercute de manera directa y frontal en todas las comunidades vegetales y por tanto en la adaptación de infinidad de especies animales, según razona Ricardo Anadón. El catedrático señala que aunque las posibilidades de cultivos agrícolas se abren considerablemente a los productos de huerta, un sector que puede verse comprometido es el de la cría de ganado de carne. “Desde luego con más calor los pastos van a crecer menos y eso pasará factura al mantenimiento de ganado de carne”, comenta.

Bosques más frondosos y beneficios para el oso pardo

Entre tanta alarma Roberto Hartasánchez de Fapas no tiene una visión “tan catastrofista de las cosas” y apunta hacia problemas como el de la lluvia ácida como realidades más urgentes y acuciantes. Para Hartasánchez el calentamiento global tendrá un saldo favorable de cara a los bosques asturianos “porque su periodo vegetativo se alargará”. Una masa forestal más frondosa y vigorosa será el resultado, según el biólogo. La repercusión del aumento de la temperatura sobre las especies protegidas que habitan en el Principado no es motivo de alarma a juicio del respresentante de Fapas. “De hecho, en el caso de los osos puede considerarse incluso beneficioso ya que un clima más benigno les otorga una mayor protección y la mejora de la masa forestal también”, concluye. Hartasánchez sí prevé que los mayores cambios puedan apreciarse en la aparición de nuevas especies de aves al cambiar las migraciones.

Los ecologistas exigen una responsabilidad política

Desde la Coordinadora ecologista de Asturias el acento al analizar el problema del cambio climático se pone en la necesidad de exigir al Principado una política medioambiental consecuente. La organización ecologista carga contra “el apoyo que el Principado presta sin rubor a instalaciones que no generan empleo, que no crean valora añadido y solo nos dejan contaminación”. En la lista están la incineradora proyectada por Cogersa, La nueva térmica de carbón proyectada en Aboño, los nuevos ciclos combinados y la regasificadora para El Musel. Para la coordinadora ecologista la actitud del Principado solo busca “mirar a otro lado” mientras defiende el aumento de emisiones de CO2. Una posición muiy similar defiende Luis Laria de Cepesma, quien aboga por implantar medidas que “al menos minimicen los efectos de algo que ya no se puede paliar y que desgraciadamente la sociedad no reclama”.

Nuevos aires en el cielo y también bajo el mar

De cómo sople el viento dependen muchas cosas, y eso será precisamente una de las primeras cosas que varíe según se vaya consumando el brusco cambio climático que vaticinan los expertos. En términos sencillos, se prevé que sople más viento cálido, durante más tiempo y de forma más intensa. Esto supone, según explica Ricardo Anadón, que los vientos del nordeste que soplan cuando el anticiclón está alto comenzarán a soplar ya entre los meses de enero y febrero y dejarán de hacerlo al culminar el verano. Anadón apostilla que no estos cambios no suponen tanto un cambio de climatología como un cambio de momento en que se producen y del motivo que los genera. “Predecir un cambio de estacionalidad es algo muy complicado que ni siquiera los estudios se atreven a concretar”, subraya el científico. También el viento de mar cambiará considerablemente, según resalta Luis Laria: “Y serán precisamente estos cambios en las corrientes marinas los que vayan marcando las modificaciones más importantes en el clima continental”.

Fuertes migraciones de población imprevisibles

El cambio climático es un fenómeno global con muchos frentes abiertos. Los expertos coinciden al señalar las tremendas dificultades para concretar el efectos y plazos. Acotar las consecuencias de todos los cambios medioambientales previstos en el Principado es imposible porque todos ellos llevan aparejados factores económicos, socials y demográficos que son imposibles de calcular con exactitud. Se estima por ejemplo que la subida del nivel del mar afecte a entre 200 y 300 millones de personas en todo el mundo que habrán de mudarse por vivir en la rasa costera.

Otras nuevas realidades sociales y económicas

Un nuevo clima veda ciertas tradiciones y abre la puerta a nuevas realidades. Ver nevar en Asturias será cada vez más excepcional, según apuntan todos los expertos. Frente a la realidad de menos lluvias y nieve está la de una prórroga para la ropa de verano y previsiblemente un incremento de la actividad turística que contará con un activo esencial que hasta ahora se le había resistido al Principado: el buen tiempo garantizado. La moneda de cambio empezará por un uso racional del agua, según advierten todos los especialistas que han estudiado el calentamiento global.

Anuncios

Acciones

Information

One response

7 07 2008
Alejandro

Muy buena todo lo escrito. Es mi deseo que todos tomemos conciencia de todo lo que está pasando.
Me gustaría poner un vínculo a esta nota, dentro de mi blog, si no le molesta.
Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: