El secreto de los finlandeses. Segunda parte

2 06 2008

¿El profesorado? 

 

Continuamos haciendo un análisis de nuestra visita a Finlandia;  un país que para hacer reformas miraba desde abajo a otros sistemas educativos hasta que descubrió, gracias al informe PISA de la OCDE, que las claves estaban en el suyo.

 

El proceso se ha invertido y buscamos al igual que toda Europa, encontrar el secreto de la educación en Finlandia. Nos fijaremos en esta ocasión en el profesorado.  Es considerado desde diversos sectores la piedra angular del éxito. Con un sueldo digno y un gran reconocimiento por parte de la sociedad pero también con una excelente formación y motivación para impartir las clases.   Paivi, una de las profesoras, posee una gran formación musical, además de impartir otras materias, la vimos acompañar al piano a un coro que interpretó canciones tradicionales finlandesas, con una gran calidad.  Nos comentó cuál era su salario y no dista apenas del que se cobra en España aunque sí es cierto, que quedaron muy impresionadas con la diferencia, a la baja, del precio de la alimentación, sobre todo de la fruta.

  Según el coordinador del proyecto PISA en España, Ramón Pajares, el profesorado de éste  país es de los más valorados y goza de un mayor respaldo social.

 Respecto a su formación inicial, para dar clases se les exige una titulación universitaria de carácter superior.  Un maestro de primaria estudia 6 años. Se busca que no sólo tengan formación técnica sino que sean expertos en Pedagogía.

 

Los puntos en común que ha encontrado la consultora estadounidense McKinsey and Company  son que países como Finlandia elige a los mejores para llegar a formar parte del profesorado, conseguir que sean muy buenos dando clase y que todos y cada uno de los alumnos, del mejor al peor, tengan la mejor educación posible, es decir la excelencia  y  que no se quede nadie (o el menor número posible) por el camino.  Para ello cuentan con profesionales que no son docentes, se denominan asistentes, en parte les liberan de tareas prosaicas y eso les posibilita mayor dedicación a dar sus clases.  Además en  cada colegio finlandés, por cada siete profesores hay otro de educación especial.  Pudimos ver como Taru, la profesora de Educación especial  atiende a alumnado a la primera dificultad, sobre todo en materias instrumentales como Lengua y Matemáticas.

 

Hay un doble aspecto, el profesorado se siente motivado y valorado y la sociedad los percibe como unos profesionales muy valiosos.

Se lo hemos preguntado y no han dudado ni por un momento, se sienten orgullosos de ser docentes.

Tienen  buenas relaciones con las familias pero nada es perfecto e incluso manifestaron dificultades del alumnado que cambia de casa por las separaciones familiares.

 

La eterna cantinela de las vacaciones del alumnado y del profesorado, no aporta diferencias cuantitativas; sin embargo nos ha llamado la atención que a finales de Mayo las clases terminen.  Son las mismas vacaciones pero en distintos períodos y fechas.

 

 En las pruebas PISA, el sistema educativo español puede darse por bien parado al no evaluar los resultados en lengua extranjera, ni por parte del profesorado ni del alumnado.  Mal que nos pese, debemos hacer autocrítica. Todo el profesorado de los cuatro centros de Finlandia visitados se comunicaba en Inglés con un nivel alto y gran fluidez.   De acuerdo que el conocimiento de lenguas extranjeras por sí sólo  no garantiza la calidad de de enseñanza pero ya nos muestra una pequeña parte de la formación.  Nuestra distancia es en este campo es abismal. 

 

Otro aspecto  a destacar es la buena convivencia que existe entre el profesorado.  Hay apoyo y todos sienten la tarea del centro como algo común.

 

El profesorado finlandés cuenta con menor número de alumnado por clase, aulas menos masificadas, lo que sin duda  contribuye a una atención más individualizada y a reducir el estrés.

 

Las direcciones de los centros  están en manos de los mejores entre los mejores. Sinikka, la directora de Näsin Koulu, es un buen ejemplo, un exquisito currículum,  una gran capacidad de decisión y no menos de aunar voluntades;  ella lo ha denominado carisma.   Por nuestra parte opinamos que las dotes de liderazgo son imprescindibles para dirigir un centro, no confundir en ningún caso con mando, autoritarismo o en el otro extremo con dejadez de funciones Las exigencias para formar parte de un equipo  deberían ser mayores.

Sinikka imparte clases igual que el resto del profesorado, no es directiva de profesión sino docente ejerciendo ese cargo.

 

En Finlandia no podemos olvidar que el profesorado, al menos los maestros y maestras de primaria gozan de un a gran libertad sobre lo que enseñan. Lo saben y lo comentan con satisfacción. El grado de autonomía es grande aunque por supuesto hay unos contenidos mínimos.  Su alto grado de responsabilidad y compromiso les avala, no hay una férrea vigilancia.

 

En definitiva, el debate sigue abierto, esperemos que la ampliación de la formación inicial en España de la carrera contribuya a acercarnos al referente finlandés.

 

 

 

Gracias a Taru, Paivi, Anne, Elisa, Sinikka y el resto del profesorado de Näsin Kaulu, que nos permitieron a través de su ejemplo y su cordialidad, disfrutar de su compañía, aprender de su profesionalidad y sentirnos orgullosas de ser docentes.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: