Esta escuela no está a la altura

21 04 2008
«Confío en la educación; si no creyera en su poder transformador, apaga y vámonos».«La formación de los docentes no va a la misma velocidad que los cambios sociales»

 Valentín Martínez Otero Profesor de Pedagogía de la Universidad Complutense de Madrid; autor de «Comunidad educativa»

Oviedo, Rafael SARRALDE   LA NUEVA ESPAÑA 2-3-2007

 El ovetense Valentín Martínez Otero, doctor en Psicología y Pedagogía, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y autor de numerosos estudios relacionados con la enseñanza, acaba de publicar «Comunidad educativa», en el que ofrece claves para mejorar el semblante de una escuela que, a su juicio, «no está a la altura de las circunstancias».
-¿La relación profesor-alumno es ahora peor que nunca?
-Cabe pensar que sí, porque estamos en entornos escolares crecientemente heterogéneos y cada vez más tecnificados y el profesorado no siempre dispone de recursos personales para este nuevo panorama. Por otra parte, el docente debe competir en capacidad de atracción con los medios audiovisuales a los que están acostumbrados los escolares.
-Y tiene todas las de perder.
-En principio, sí. Lo que tiene que hacer es incorporar los medios audiovisuales al proceso de enseñanza y aprendizaje.
-Pero, ¿sabe hacerlo?
-No quiero cargar las tintas, porque muchos profesores veteranos pueden compensar carencias en conocimientos tecnológicos con su experiencia. Lo que sí se antoja fundamental es incidir en una adecuada formación inicial y permanente del profesor.
-¿No se exige lo suficiente para ser profesor?

-No es eso. Lo que ocurre es que estamos asistiendo a unos cambios sociales muy profundos y vertiginosos y en ocasiones los planes de preparación docente no van a la misma velocidad, por ejemplo, en lo que se refiere a la realidad multicultural en el aula. Se hace esfuerzo para atender a los escolares inmigrantes, pero es escaso.
-¿Quién tiene la culpa?
-El problema es de coordinación entre los distintos agentes e instituciones implicadas en la educación. También tenemos mucha confusión generada por los vaivenes legislativos que marean a los profesores. Y luego está el impacto negativo de las nuevas tecnologías. Además, hay cambios en la familia, y no existe una política adecuada que combata la situación de un número significativo de escolares que están solos la mayor parte del día.
-Afirma el sociólogo Javier Elzo que ninguna generación ha crecido tan sola como ésta.
-Totalmente de acuerdo. España está llena de hijos únicos. El promedio por mujer es de 1,3 hijos. Los críos crecen solos, mientras sus padres están trabajando. Y están expuestos a los influjos perniciosos de la televisión o los videojuegos.
-Aboga por la necesidad de personalizar la relación entre profesores y alumnos.
-Sí, lo cual quiere decir que hay que tener en cuenta las peculiaridades de cada alumno y fijar relaciones fundadas en la confianza, la cordialidad y la comunicación intelectual y afectiva.
-Eso, en un mundo perfecto.
-Ya, pero hay que adecuar el mensaje educativo, no para lo que hay, sino para lo que puede y debe haber. En educación hay que tener en cuenta un ideal formativo al que aproximarse.
-¿Quedamos en que los críos están abandonados por sus padres o por la escuela?
-Depende de los centros, porque hay una gran variedad de situaciones, pero sí se detecta un menor soporte sociofamiliar y, en ocasiones, una sobrecarga de exigencias sobre la escuela, que no puede responder a todas las expectativas que se generan.
-Y esto conecta con el malestar del profesorado. ¿Cuál es su diagnóstico?
-Hay cada vez más afectados por el malestar docente, que, en sus formas más graves, se desliza hacia problemas de depresión, estrés y ansiedad, con las consiguientes bajas laborales y el coste social que supone el fenómeno.
-Una vieja cantinela: los docentes se quejan demasiado.
-No lo creo. Al menos no se quejan más que otros colectivos. En este país todo el mundo opina sobre educación y piensa que los lamentos proceden sólo de los profesores. Me parece que los docentes cargan con demasiadas quejas, como se ha visto con la alarma de la violencia escolar.
-La violencia se usa básicamente como arma política.
-Ya, pero las quejas se centran en el profesorado.
-Miles de personas están quemadas en su trabajo y nunca se habla de ellas.
-Pero determinados problemas de estrés afectan más al profesorado. Además, otras profesiones no tienen la misma proyección mediática que la educación.
-¿Tan difícil es lidiar con los muchachos?
-La relación interhumana en la escuela es potencialmente gratificante, pero también puede ser fuente de conflictos y de problemas cuando hay poco entendimiento o surge la indisciplina.
-¿Cómo prevenir el estrés?
-Hay que tener en cuenta que la actividad docente ha de ser colegiada, evitar la sobrecarga de tareas, disponer de un proyecto educativo que permita crecer como persona y como profesional, poner una nota de creatividad y de humor, si es posible, y encomendar tareas claras al profesorado.
-Defiende la pedagogía humanista.
-Porque no hay otra opción. La pedagogía humanista es aquélla que toma como base y como fin a la persona y que tiene en cuenta la doble vertiente científico-técnica y la ética y comunicativa. Una pedagogía humanista recoge los aspectos esenciales de los principales paradigmas educativos, como las aportaciones del constructivismo, la perspectiva sociohistórica o el cognitivismo, y los trasciende gracias a una visión integradora del ser humano.
-¿Viva Rousseau?
-No exactamente, porque en Rousseau encontramos al final cierto pesimismo. Él decía que el hombre es bueno por naturaleza pero que la cultura, y dentro de ella la escuela, terminaba perjudicando al ser humano. Yo confío en la escuela. Creo en el poder transformador de la educación y de la cultura. Si no creyera en ello, apaga y vámonos.
-¿Y ese poder transformador es posible si baja, como constatan muchos expertos, el nivel formativo del alumno?
-Difícilmente. Parece cierto que un número significativo de nuestros alumnos nada en la ignorancia. Hay evaluaciones externas, como el «informe Pisa», que reflejan que los conocimientos en aspectos centrales como la lectura o las matemáticas son más bajos de lo deseable. Los profesores detectan que se ha empobrecido la capacidad expresiva de los alumnos y que éstos cometen muchas faltas de ortografía y tienen problemas de redacción.
-Son los españolitos del futuro.
-Cierto. En el mejor de los casos, se puede llegar a un menor número de acreditados profesionales, mientras que descenderán los niveles instructivos medios.
-¿Iremos hacia una élite muy restringida?
-Seguramente.
-Eso es una mala noticia.
-Hombre, está bien que haya alumnos en los grupos de mejor rendimiento, pero lo ideal es que hubiera mucho más.
-¿Son muy vulnerables los escolares?
-Toleran peor la frustración y hay mayor vulnerabilidad hacia problemas psíquicos derivados del menor soporte sociofamiliar. Hay niños que, por su soledad o el riesgo de exclusión en la escuela, son candidatos a la depresión.
-¿Son agresivos?
-No todos, pero estamos en niveles más altos de lo deseable.
-¿Indisciplinados?
-Tienen peores relaciones en la escuela. Menos relaciones interpersonales sólidas y más relación con las máquinas.
-¿Les interesa esta escuela?
-Esta escuela puede y debe mejorarse, y tiene que estar más fundamentada en planteamientos pedagógicos y menos en planteamientos de partido.
-¿Sobredimensionamos los conflictos educativos?
-Si el río suena, agua lleva. Hay problemas que reclaman una intervención preventiva urgente.
-¿Cuál es el problema más grave?
-Son dos: los problemas de relación y el empobrecimiento de la enseñanza.
-¿Por culpa de quién?
-De todos.
-¿La escuela ha sido la gran olvidada entre tanto salto político y económico de este país en los últimos treinta años?
-En cierto modo, sí. La escuela no está a la altura de las circunstancias, a la altura de lo que se necesita en este tiempo.
 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: