Demasiada basura

17 04 2008

 

Sólo Gijón añadió en el último año 2 millones de kilos de basura.

Con esos datos está claro que reciclar no basta, hay que REDUCIR la basura generada.

A ello no contribuyen las empresas y sobre todo las grandes cadenas de supermercados que envasan  todo. No basta con poner las manzanas en una bolsa, además se ponen en bandeja.  La distribución generosa y gratuita de bolsas de plástico para transportar la compra es un gran daño para el medio ambiente.

Cada año, se consumen 100 billones de bolsas plásticas tan sólo en los supermercados, mientras que en el mundo se utilizan un millón de bolsas plásticas por minuto, cuyo mal uso causa un tremendo daño ecológico.

No existe lugar alguno en la Tierra que no se encuentre una bolsa plástica, siendo una fuente de contaminación de primer orden.

Y es que el 60% de los desperdicios producidos por los hogares en el mundo proviene de bolsas plásticas y envases utilizados no reciclados, por lo que los protectores del ambiente hacen un llamado de atención a las autoridades, ya que este material puede tardar entre 400 a 500 años en degradarse.

La política de supermercados como DIA o LIDL, cobrando la bolsa y fomentando que la gente las lleve de casa es positiva,  no creo que nadie deje de comprar en esas tiendas por ese motivo.

La visión en el centro de residuos asturiano COGERSA,  de miles de bolsas o de las grandes superficies de bolsas de plástico flotando en el mar deberían pedir a gritos un cambio.

Según informaciones internacionales, se puede encontrar 3 kilogramos de plástico por cada medio kilo de plancton en el mar.

“Hay seis veces más plástico en pedacitos pequeños que plancton marino. Lo peor de esta estadística es que cuanto más pequeña y ubícua es  la polución, más posibilidades hay de que acabe dentro de nuestros cuerpos. Va creciendo la evidencia que demuestra que estamos ingiriendo toxinas plásticas constantemente, y aunque no tengan un efecto violento inmediato tampoco significa que sean benignos. La ciencia acaba de empezar a estudiar cómo reaccionan estos químicos a largo plazo con la bioquímica de nuestros cuerpos”  http://www.laloka.com/

Se estima que 18,000 piezas de basura plástica se encuentran flotando en cada kilómetro cuadrado de océano, cobrando la vida de miles de animales marinos cada año. Aves, peces, tortugas y mamíferos marinos están ingiriendo este material derivado del petróleo, confundiéndolo con alimento.

 ¿De dónde vendría ese cambio, al menos en nuestro país? Proponemos un cambio a tres bandas, gobierno, empresas y ciudadanos. El gobierno puede legislar en ese sentido, torres más altas han caído en este país que la de prohibir el envasado excesivo o la distribución libre y gratuita de bolsas de plástico. A grandes males grandes remedios, el ciudadano también debe aceptar la pequeña incomodidad de llevar su propia bolsa a la compra o ser “penalizado” con un buen incremento “ecológico” sobre el coste real de la bolsa.  Por último las empresas deben facilitar y dar ejemplo con estas medidas.

Debido a los daños que causa el uso del plástico en el medio ambiente, ya varios países de Europa, han lanzado una campaña ecologista en contra del uso del plástico.

Insistimos en que no son suficientes campañas como la que quiere transmitir la ONG Ecoespaña con la distribución masiva de bolsas de algodón, “Di `No’ a tantas bolsas de plástico, lleva la tuya” es el mensaje.

El modelo alemán, siempre caracterizado por su efectividad y pragmatismo, lo tiene claro, el que no es ecológico paga, es una especie de “impuesto ecológico” y quizás no quede tan claro si por su bolsillo o su civismo pero es un país ejemplar en el tratamiento de los residuos..

Si hay algo que diferencia a  unos países europeos menos desarrollados o avanzados, a la par que con mayor calidad de vida es su basura, “por su basura los conoceréis”. Trasladarse de países como Rumanía a países como Alemania o Finlandia, sólo refiriéndonos al tema residuos, produce un impacto  visual y ecológico enorme. Añadimos un ejemplo más lejano, China es criticada, desde diversos sectores,  incluido el turístico por su gestión de residuos en general, se ha  convertido en un país muy contaminante y por tanto perjudicial  y no agradable, no sólo para sus propios habitantes, también para visitantes y el mundo en general.

¿Qué vamos a hacer desde nuestra localidad, nuestra comunidad o nuestro país?

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: