Drogodependencias

15 04 2008

GEMMA SAN NARCISO MÉDICO ESPECIALISTA EN DROGODEPENDENCIAS

«Lo importante es la prevención, pero ya no sabemos cómo hacerla porque los jóvenes no tienen miedo»

«Los programas de reducción de riesgos están bien, pero siguen consumiendo. Y cada vez desde más pequeños y más cantidad»

14.04.08 – http://www.elcomerciodigital.com/

O. ESTEBAN

 

imagen de adn.es bajo licencia creative commonsEstá recién llegada de las XXXV Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol, que se han celebrado entre el 10 y el 12 de abril en La Coruña y que están presididas por el catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo Julio Bobes. Gemma San Narciso, médico especializada en drogodependencias, vuelve del encuentro con una contundente conclusión: «El panorama es malo». Y lo es porque los jóvenes españoles «cada vez consumen desde más pequeños, más sustancias y, además, no tienen ningún miedo». No hay percepción de riesgo entre los adolescentes de 13 e incluso de 12 años que comienzan a beber alcohol y a fumar cannabis. Una sustancia, ésta última, de la que han hablado, y mucho, los especialistas en este último encuentro profesional.


«Se ha hablado mucho del consumo del cannabis y de sus implicaciones psiquiátricas, de las alucinaciones que puede provocar, de la pérdida de memoria, de los trastornos del sueño, del descenso de la capacidad de razonamiento», explica San Narciso. Porque los porros sí tienen consecuencias, insiste, aunque la percepción generalizada sea que ‘no pasa nada’. Las últimas cifras oficiales aseguran que en Asturias, en 2006, descendió el consumo del cannabis por primera vez en diez años. Los profesionales no son optimistas. «Baja porque llegan otras sustancias. Porque tenemos más cocaína. Porque no estás toda la noche de marcha fumando porros, pero sí con unas rayas». Además, según han constatado los expertos en su encuentro de La Coruña, «en breve llegará el crack, que empieza a ser epidemia en Estados Unidos».

Y también la cocaína tiene consecuencias, y graves. Unas consecuencias que no suponen, quizás, tanto deterioro físico como la heroína y, quizás por eso, son menos temidas. Pero la cocaína conlleva problemas en el sistema vascular y cardiovascular y en el sistema nervioso. «Si empiezan con 15 años, a los 30 el cuerpo pasa factura», asegura San Narciso, quien ya ha visto morir a algún joven por problemas físicos derivados del consumo de la cocaína.

Y, también aquí, influye la baja percepción del riesgo. «Me dicen que hasta que no lo pasas no sabes lo que es. Creen que el toxicómano nace ya vendiendo pañuelos de papel en el semáforo. Que eso no les va a pasar a ellos».


Más de lo mismo con el alcohol. «Hay chicos que prefieren no coger el teléfono a los amigos, antes que decirles que no salen porque ya no beben». Según uno de los estudios presentados en las Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol, en Galicia, hay muestras que detectan el comienzo de consumo de alcohol y tabaco a los 12 años. «Sigo sin entender cómo un chaval de 13 años puede estar por la tarde, en La Arena, devolviendo, de tanto como ha bebido».

«Lo mejor, nada»


¿Qué hacer ante esta situación? «Prevención. Aunque ya no sé qué programas de prevención podemos hacer. Porque no tienen miedo». ¿Y la reducción de daños? «Todo lo que trabaje en reducción de riesgos está bien, pero siguen consumiendo. Les decimos que mejor una copa que cinco, pero siguen bebiendo alcohol. Mejor un pico que una raya, pero siguen consumiendo cocaína. Mejor cinco cigarrillos que veinte, pero siguen fumando. Es como la metadona, sí claro, es mejor que la heroína, pero es mejor nada». Las ponencias presentadas en La Coruña indicaban también que «hay una relación directa entre el número de días que salen de marcha y el consumo de cannabis, alcohol y tabaco».


Con todos estos elementos sobre la mesa, los expertos estudian alternativas. Investigan sobre la patología dual, ¿qué es primero, el trastorno psiquátrico o el trastorno de la drogodependencia? También sobre las bases biológicas de la drogodependencia. Y sobre nuevos instrumentos de evaluación. De hecho, Julio Bobes presentó en este congreso el ASI 6, un nuevo instrumento de evaluación que permite conocer, con preguntas más específicas, el índice de gravedad de la dependencia, y que sustituiría al EuropASI, el Índice de Severidad de la Adicción.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: