«Quizá lo que necesitamos es instaurar una vieja moral o una nueva reforzada»

30 09 2007

El ex ministro, que ayer recibió la Medalla de Oro del Ateneo Jovellanos, alerta sobre «la crisis de la familia» y clama por «mejores profesores y mejores alumnos»

26.09.07 – EL COMERCIO

Es el maestro indiscutible, el experto en leyes a cuya puerta siempre se llama, la voz del que ha vivido la España lejana y que mira con esperanza la que está caminando por el nuevo siglo. Es Aurelio Menéndez. En otro tiempo preceptor del Príncipe de Asturias y ministro de Educación, «extraordinaria personalidad universitaria y representante de la alta tradición de la escuela española de Derecho Mercantil», en palabras de quienes le auparon al palmarés del Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (1994). Pero sobre todo es un asturiano, gijonés del 27, que clama por la jubilación real de sus quehaceres de abogado en Madrid, para volver a casa, «a mi ciudad». Leer el resto de esta entrada »





Entre un 11% y un 16% de los adolescentes desarrollan alguna forma de agresividad

19 09 2007

LA NUEVA ESPAÑA   9-8-2007

Madrid
Entre un 11 y un 16 por ciento de los adolescentes españoles desarrolla alguna forma de agresividad o conducta violenta, dada «la menor capacidad para expresar los sentimientos y para dialogar por parte de los adolescentes», según afirmó el pediatra y psiquiatra del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Josep Tomás i Vilatella, durante su intervención en el 56.º Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que se está celebrando estos días en Barcelona.Diversos trabajos desarrollados por especialistas distinguen dos tipos de conductas agresivas: la proactiva y la reflexiva o secundaria. La primera de ellas parte de la propia constitución del individuo, que es incapaz de controlar sus impulsos y genera una respuesta violenta sin que exista estímulo desencadenante, mientras que la reflexiva está aumentando en los últimos años y surge como consecuencia de una situación desencadenante. No obstante, Tomás i Vilatella destacó que para que se den estos comportamientos el niño ha de tener una predisposición para ello, debe existir un terreno adecuado para que algo dé lugar a una respuesta agresiva y, de igual modo, una causa perpetuante que haga que dicha respuesta se produzca repetidamente.

Leer el resto de esta entrada »